Calzado de seguridad para trabajar

El calzado de seguridad está especialmente diseñado para distintos tipos de trabajo, de forma que puedan proporcionar la protección necesaria para el individuo. Son muchos los trabajos de alto riesgo que mantienen como parte de su uniforme rutinario el uso de calzado de seguridad para prevenir daños o accidentes.

Este calzado protege el pie en general, pero se especifica en proteger principalmente el área de los dedos, evitando cualquier riesgo que pueda tener una persona al momento de trabajar. Por lo cual están diseñadas para evitar todo tipo de contaminación, químicos, electricidad, caídas y muchos riesgos más.

 

Características del calzado de seguridad

La principal característica del calzado de seguridad es precisamente la protección que puede brindar a la persona que lo lleve puesto. Entre las lesiones más comunes se encuentran los cortes, fracturas, esguinces e incluso en ocasiones han llegado hasta la amputación de los miembros inferiores del cuerpo.

Este calzado debe utilizarse al momento de trabajar en cualquier ambiente que pueda poner en riesgo no sólo la seguridad del pie, sino del resto del cuerpo de un individuo. Por esto son muchos los lugares de trabajo que poseen una señal de mantener siempre el calzado de seguridad adecuado para su labor.

El calzado de seguridad debe mantener siempre un peso de 800 gramos, sin importar la talla del mismo, además de mantener una suela antideslizante que le proporcione la correcta estabilidad a un trabajador al momento de ejercer su labor diaria, evitando así, grandes accidentes.

Para que se confirme que el calzado de seguridad es de la mejor calidad, debe cumplir con las siguientes características:

 

  • Resistencia a cualquier tipo de impacto que pueda sufrir.
  • Suela antideslizante.
  • Resistencia a altas temperaturas o sustancias químicas.
  • Impermeabilidad a cualquier líquido.
  • Resistencia ante cualquier perforación.
  • No debe plegarse.
  • Plantilla de seguridad metálica.
  • Anticorrosivo en las punteras.
  • Resistente a cualquier aplastamiento.

 

De esta forma se puede hacer una correcta selección del mejor calzado de seguridad posible, que garantice la protección máxima.

En la actualidad, son muchas las tecnologías que se han desarrollado para la creación de un mejor calzado, buscando soluciones a ciertos problemas que dicho calzado posee, como lo es la transpiración. Al ser un calzado completamente cerrado, se produce mayor transpiración por parte del trabajador.

Este puede crear una sensación de incomodidad o incluso la creación de bacterias u hongos en el pie, por lo que se trabaja para solucionar el problema.