Inmortalizando tu Maternidad

El embarazo es maravilloso, es un proceso casi mágico en donde una pequeña persona crece y se desarrolla dentro de ti, mes a mes vez como tu vientre va aumentando de tamaño, y comienzas a planificar todo, el cuarto del bebé, la ropa, organizas el baby shower y sin olvidarnos de la sesión fotográfica.

No puedes dejar pasar la oportunidad de tomarte algunas fotos hermosas y además creativas con tu barriguita, además puedes incluir a tu pareja, será una experiencia única para los dos.

Debemos recordar que aunque todas las atenciones giren en torno a la futura madre y a su futuro bebé, el padre es parte importante de este círculo familiar, ellos también esperan con ansias a su futuro hijo y aunque muchas veces no lo demuestren están tan asustados, ansiosos y llenos de alegría como las embarazadas.

Las fotos de tus embarazos pueden ser las fotos más hermosas e íntimas que puedas tomarte en tu vida, y hacerlo al lado del hombre que amas es la mejor decisión, inmortalizar ese momento para que luego tu futuro hijo pueda ver, como sus amados padres ansiaban y esperaban su llegada.

 

Preparándote para la Sesión de Fotos

Pararnos frente a la cámara no siempre es cosa sencilla, y menos cuando queremos que las fotos queden perfectas, pero aun así debes tratar de relajarte y disfrutar; escoge la etapa de tu embarazo que mejor te parezca, lo aconsejable es hacerlo entre las semanas 28 y 30 de gestación.

Tampoco puedes esperar hasta las últimas semanas de embarazo, ya que en este momento puedes estar más cansada y puede ser algo incómodo, planifica la sesión con tiempo, sin apuros, esto te dará mayor tiempo para cuidar de todos los detalles y que los resultados sean los deseados.

Busca el lugar perfecto para tus fotos, puede ser en tu casa, en un estudio fotográfico, en la playa, en un parque; puedes tomar fotos previas a los lugares que te interesan y luego compararlas, así escogerás el que mejor se adapte a tu personalidad.

Evita lugares desordenados, o elementos que sean muy cargados, el centro de atención debes ser tú y tu futuro bebe; busca el mejor momento del día, lo mejor es la luz natural, el atardecer es una buena opción ya que aportará calidez a las fotos.

Practica las poses con anterioridad frente al espejo, esto te ayudará a sentirte más cómoda durante la sesión de fotos, así te relajarás y lograras transmitir lo que estas sintiendo en ese momento.