La seguridad vial de antes

Aunque las personas mayores lo nieguen, antes se hacían muchas locuras en contra de la seguridad vial, sobre todo en los años 80. No es de extrañarse si deja a su niño con sus padres y le miren como a un loco si pretende dejarle instalada en el asiento trasero la sillita para los peques, probablemente escuchará cosas como “ustedes iban tumbados sin esas correas durante los viajes y nunca les pasó nada”. El cinturón de seguridad era un adorno y a quien lo usara se tildaba de raro.

La seguridad ha cambiado mucho, actualmente se sabe más sobre cosas que antes eran vistas como normales; por el contrario, ahora uno se asombra de que alguna vez hayan hecho esto o aquello. Y pensar que dentro de unos años sus hijos o nietos comenten cosas como “recuerdo que mis padres tenían que mover una palanca y pisar unos pedales para hacer que el coche anduviera o se detuviera”.

La mayor parte de los cambios en la seguridad vial se hicieron notorias en los 80, antes de ello todo se basaba en las normas de tráfico del código de circulación del año 34. Eran muy escuetas, se limitaban a cosas como no correr demasiado, mantenerse en su carril, no conducir en estado de ebriedad, etc. Afortunadamente, en esos años también aparecieron la ITV (Inspección Técnica de Vehículos) y el Plan Trienal de Seguridad.

Se hacía de todo con el coche

El espacio de almacenamiento de los vehículos de aquella época era abismal; aun llevando el neumático de repuesto quedaba espacio para todo, como las maletas, la hielera, los juguetes de los peques, entre otros objetos. Mientras que ahora solo con las cosas de los niños ya no cabe ni un alfiler. Se ataban al techo colchones que no siempre iban planos, incluso se sobre cargaban de personas como el coche de los payasos.

La publicidad no ayudaba a dar un buen mensaje, en los anuncios los automóviles llevaban cargas de todo tipo o hacían piruetas como un doble de acción. Era poco frecuente la palabra “seguridad”; no obstante, el tema de la tapicería, el radiocasete y otros elementos, eran más populares. Tampoco se le prestaba atención al medio ambiente, muestra de eso eran los todoterrenos, que recorrían los campos a placer sin que importaran el ecosistema o las especies a las que se dañaban.

A día de hoy, a pesar de tantos avances son alarmantes las cifras de accidentes de tráfico. Si lastimosamente su vehículo se suma a esas estadísticas o por cualquier otra razón ya no lo conservará, consulte la página http://www.cochesparadesguace.com/. Completando el formulario en poco tiempo le contactarán para recabar mayor información y hacerle la tasación, así obtendrá lo justo por él.