La bomba de aceite del coche y sus fallos

Cualquier tipo de motor requiere lubricación para que pueda funcionar de forma adecuada y prolongar su vida útil. En los vehículos de ello se encarga la bomba de aceite, la cual mantiene el lubricante en movimiento por todo el circuito para que la máquina tenga buena presión y un buen flujo del líquido.

La bomba de aceite lo succiona del cárter y lo induce a través del filtro y las galerías de aceite, hasta llegar al árbol de levas y el cigüeñal. De esta manera se evita el rozamiento en diferentes partes del motor, que podrían hacer que se queden inmóviles por el temido gripado de motor. Generalmente cualquier motor requiere un flujo constante de lubricante y cierta presión de trabajo, lo que dependerá del tipo de motor que tenga el vehículo.

Las bombas de aceite normalmente se componen de cuatro elementos: la tapa, dos engranajes o con ensamble de rotor, el cuerpo principal y una válvula que alivia el aceite. Es importante identificar cuando presenta averías, ya que de ello podría crearse un caos que incluso puede llegar a costarle el motor de su vehículo.

Averías en la bomba de aceite del coche

Generalmente los fallos de la bomba de aceite son a causa de partículas extrañas, falta de presión, filtro obstruido o mala instalación de la bomba. Cualquier problema que presente debe atender con rapidez, ya que de la lubricación depende en parte el control de la temperatura del motor y minimizar o evitar el roce de las piezas móviles.

Una de las primeras señales sobre de posibles averías en el circuito del aceite o de su bomba, es que el testigo luminoso se enciende ante los contratiempos de presión o el caudal de aceite; en caso de que sea un inconveniente muy grave, también se iluminará el ícono del fallo del motor. Cuando existe la presencia de aire en el circuito de engranajes, holguras a causa del desgaste de los elementos del motor o pérdidas por disfunción de la válvula de alivio, aparecen los problemas de presión.

Ante cualquier indicio de averías es conveniente llevar el vehículo al taller para evitar que el problema se agrave y abarque otras áreas. Para la sustitución de las piezas podría ahorrar el presupuesto con piezas de segunda mano, no importa la marca de vehículo, sea un despiece citroen, Volkswagen, Audi, Honda, etc., sería más sencillo buscarlo vía online; muchos desguaces tienen acceso web, lo que facilita las cosas para los compradores.